>
prtres 2    


Sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin.

Evangelio según San Juan 13,1

    prtres 4

Los sacerdotes de la Fraternidad

Los sacerdotes de la Fraternidad sirven a los fieles y a la comunidad, cooperando con la Iglesia diocesana, allí donde se encuentran.

La vida cotidiana de los hermanos y hermanas de la Fraternidad se centra en la Eucaristía. La misa es la cima de cada día y se prolonga en la adoración del Santísimo. Con su vida de oración y caridad, los miembros de la Fraternidad -sacerdotes y laicos- quieren invitar a todos a tomar lo necesario de la fuente viva de los sacramentos y la liturgia.

Dentro de la comunidad, los hermanos sacerdotes están particularmente disponibles para la escucha y el acompañamiento de las personas, sobre todo en el sacramento de la reconciliación. Al servicio del reino de María, acompañan a la Familia de los Mensajeros, gracias a las Visitaciones, la entronización de María, reina inmaculada en los hogares, y los encuentros de Mensajeros organizados en las diferentes regiones de Francia y del mundo. Por fin con sus hermanos y hermanas de comunidad, se dedican al apostolado de la Fraternidad, proponiendo tiempos de retiro, conferencia, campamentos, peregrinaciones...

El sacerdocio al servicio del reino de Cristo y de su Madre, está en el centro de la vida de la Fraternidad: el sacerdocio arraigado en una vida de caridad fraterna y ejercido en comunión con los hermanos y hermanas laicos consagrados de la comunidad.